Ardo por ti, Candela